jueves, marzo 30, 2006

Las manos manchadas de tinta digital ensuciaron mi último libro

libro con tinta digital, imágen del sitio de ciberescriturasMientras dictaba la clase de teórica de apertura de Edición Electrónica y Multimedia, donde hago un repaso de las condiciones del pasaje del soporte papel al digital, comente los productos que siguen pensándose como libro pero son digitales, e inmediatamente recordé un post en Ciberescrituras : Tinta electrónica, escritura y lectura digital: por dónde vamos. Donde Juliana Boersner hace un repaso por los productos que a su entender van a ser los sustitutos de los libros:
“El tema de los libros electrónicos, la publicación digital, la tinta digital, e-paper, etc. no es an absoluto un tema nuevo. Tiene mucho, mucho recorrido, tanto, probablemente como la web misma luego del miedo de que internet fuera a acabar con los libros de verdad. Ya lo revisamos en otro momento: la mudanza parece inevitable y a pesar de las resistencias tradicionales se estima cada vez más cercano el momento en el que se masifiquen los e-books en un equipo verdaderamente transportable, comodo y sobre todo económicamente accesible.”
Creo que por un largo tiempo vamos a vivir una convivencia de formatos y estos cambios cuando sean vistos no desde la prisa que el desarrollo impone, sino enmarcados en un tiempo histórico quizás sean solo pasos hacia otros desarrollos, como insinué en las clases, porque no textos holográficos. Decía Victor Hugo que los cementerios se llenan con lo que le llevamos, y este tiempo parece que enterramos libros, sin embargo recuerdo aquella frase de Marshall Mcluhan cuando se refería al futuro como el ir un coche a gran velocidad y por el parabrisas ver solamente restos de imágenes estallando y al mirar por el retrovisor ver un caballo tirando un carro.
De todos modos aparecen interesantes y prometedores los desarrollos de tinta electrónica que Juliana describe.
Algunos enlaces nos aclaran más el panorama: De El Mundo Así funciona la tinta electrónica.

1 Comments:

Anonymous Juliana said...

Si, hay algo de vértigo en todo esto, y la idea de que los libros "físicos" sean verdaderamente sustituidos sigue siendo aterradora para quienes, como yo, disfrutamos del libro como volumen "material" en toda su presencia: texturas, colores, olores, etc. Pero lo otro, estos nuevos soportes, son al mismo tiempo fascinantes por su poder diversificador, su alcance y poder de apoyo en lo que, sin lugar a dudas, serán nuevos modos de aprendizaje, esos si, cada vez más vertiginosos.
Tiempo de transición? Probablemente... me alegra estarlo viviendo.
¡Viva la holografía! Y todas las nuevas formas de experiencia que ella nos brinde

3/30/2006 02:51:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home